domingo, 14 de diciembre de 2014

Día de la Lectura

El próximo martes 16 de diciembre, Día de la Lectura, la Biblioteca acogerá la charla del Prof. D. José Miguel García de Fórmica-Corsi sobre la novela de aventuras clásica, con el título VIAJE AL CENTRO DE LA AVENTURA. La charla tendrá lugar de 11:45 a 12:45 en la Biblioteca.




José Miguel García de Fórmica-Corsi es profesor de Geografía e Historia y autor del Blog  de comentarios sobre cine, literatura y comics titulado La Mano del Extranjero.

jueves, 13 de noviembre de 2014

La pata de mono

Con montaje de Pilar del Pozo y Rosario Cuevas, escenario de Daniel Santo y la actuación de un buen número de alumnos/as del centro, pudimos ver en la Biblioteca los pasados días 30 y 31 de octubre un par de sketches de terror, casi a oscuras, como manda el género. Algunas fotos de los ensayos:

 




martes, 24 de junio de 2014

Libros imaginarios para problemas reales

 En el pasado mes de mayo empezó una campaña en la Red de Bibliotecas de Barcelona cuyo objetivo era concienciar a los usuarios sobre la necesidad de cuidar los libros y ser responsables con el servicio que las bibliotecas nos prestan. Ahora que acaba el curso y comprobamos que la lista de libros prestados y no devueltos (o devueltos en pésimo estado) es demasiado larga, sería conveniente echar una ojeada a estos libros ficticios, en catalán, donde se nos recuerdan indirectamente las normas básicas que todo lector debe cumplir con su Biblioteca.



La búsqueda desesperada del libro perdido narra la aventura que implica ponerse a buscar los libros dejados en préstamo por una Biblioteca y nunca devueltos. Si no es por los cambios de domicilio es porque esos libros, juran y perjuran, nunca han estado en las inocentes manos del acusado.



El abominable devoralibros es la escalofriante historia de un monstruo que maltrata sistemáticamente todos los libros que recibe en préstamo. Es terrible ver cómo al final entra a presión el libro recién adquirido por la Biblioteca en una mochila atestada.


El libro secuestrado cuenta el caso de un secuestro serial de libros. Suele afectar a las lecturas obligatorias, justamente las más demandadas por los otros alumnos.

  

La Biblioteca sin ley cuenta una salvaje guerra dentro de una Biblioteca en la que no se respetaban las normas básicas: carreras, voces, libros tomados al azar, mesas pintarrajeadas y restos de comida nos recuerdan la vida en el salvaje Oeste.



viernes, 30 de mayo de 2014

Premios de Filosofía

Entrega de Premios
V CONCURSO DE DISERTACIONES FILOSÓFICAS


1er Premio con 1 punto más en la 3ª Evaluación de Historia de la Filosofía y 60 euros para GRETA BRIONGOS PAREJA (2º Bach.)

2º Premio con 1 punto más en la 3ª Evaluación de Filosofía y 40 euros para ALEIDA LUQUE DEL PINO (1º Bach.)

3er Premio con 1 punto más en la 3ª Evaluación de Filosofía y 20 euros para ALEXEY ALONSO DIATCHENKO (1º Bach.)

De izquierda a derecha: Greta, Aleida y Alexey

Puede leerse el trabajo de Greta Briongos AQUÍ
Puede leerse el trabajo de Aleida Luque AQUÍ


viernes, 23 de mayo de 2014

V Concurso de Disertaciones Filosóficas




MARTES 27 DE MAYO. BIBLIOTECA (RECREO)

ACTO PÚBLICO CON EL FALLO
Y ENTREGA DE PREMIOS DEL V CONCURSO DE
DISERTACIONES FILOSÓFICAS
convocado por el 
DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA

miércoles, 14 de mayo de 2014

Una biblioteca oscura y triste

Las bibliotecas han cambiado mucho desde el día en que, en la Lisboa de finales de los años treinta, entré por primera vez en una de ellas. Era un lugar donde el tiempo parecía haberse parado, con armarios que forraban las paredes desde el suelo hasta casi el techo, las mesas largas con sus pequeñas estanterías móviles a la espera de los lectores, que nunca eran muchos.
El bibliotecario se sentaba al fondo de la sala, detrás de un escritorio antiguo, de esos de palo santo labrado. La biblioteca olía a papeles viejos y a cera de abejas, también un poco a humedad, a moho, tal vez porque las ventanas se abrían de tarde en tarde, al menos siempre me parecen cerradas cuando las recuerdo. También es cierto que nunca fui a la biblioteca durante el horario diurno de funcionamiento, por lo tanto no sé cómo sería el ambiente, si las pesadas contraventanas se abrirían para que la luz del día pudiera entrar. Probablemente sí. Yo era un lector de los nocturnos, salía de casa después de cenar (entonces la cena era a las ocho), caminaba los dos o tres kilómetros que separan el barrio de Penha de França, donde vivía, del Campo Pequeno, e iba a leer. Exactamente, iba a leer. Era un adolescente que no tenía libros en casa, excepto los de estudio, y que quería saber por sí mismo qué era realmente eso que se llamaba literatura. 

José Saramago: "Una biblioteca oscura y triste" (2005)

José Saramago (1922-2010)

viernes, 2 de mayo de 2014

Dos decálogos de la lectura



1. EL DERECHO A NO LEER.


En el fondo, el deber de educar consiste, al enseñar a los niños a leer (...), en darles los medios de juzgar libremente si sienten o no la "necesidad de los libros". Porque si bien se puede admitir perfectamente que un individuo rechace la lectura, es intolerable que sea -o se crea- rechazado por ella.
Es inmensamente triste, una soledad en la soledad, ser excluído de los libros..., incluso de aquellos de los que se puede prescindir.


2. EL DERECHO A SALTARSE LAS PÁGINAS.

Si tienen ganas de leer Moby Dick, pero se desaniman ante las disquisiciones de Melville sobre el material y las técnicas de la caza de la ballena, no es preciso que renuncien a su lectura sino que se las salten, que salten por encima de esas páginas y persigan a Achab sin preocuparse del resto (...).
Un gran peligro les acecha si no deciden por sí mismos lo que está a su alcance saltándose las páginas que elijan: otros lo harán en su lugar. Se apoderarán de las grandes tijeras de la imbecilidad y cortarán todo lo que consideren demasiado "difícil" para ellos.


3. EL DERECHO A NO TERMINAR UN LIBRO.

Hay treinta y seis mil motivos para abandonar una novela antes del final (...). ¿El libro se nos cae de las manos? Que se caiga.


4. EL DERECHO A RELEER.

Releer lo que me había ahuyentado una primera vez, releer sin saltarme un párrafo, releer desde otro ángulo, releer por comprobación, sí... nos concedemos todos estos derechos.


5. EL DERECHO A LEER CUALQUIER COSA.

Así pues, hay "buenas" y "malas" novelas.
Las más de las veces comenzamos a tropezarnos en nuestro camino con las segundas.
Y, caramba, tengo la sensación de haberlo pasado "formidablemente bien" cuando me tocó pasar por ellas. Tuve mucha suerte: nadie se burló de mí, ni pusieron los ojos en blanco, ni me trataron de cretino. Se limitaron a colocar a mi paso algunas "buenas" novelas cuidándose muy bien de prohibirme las demás.


6. EL DERECHO AL BOVARISMO (enfermedad de transmisión textual).

Eso es, grosso modo, el bovarismo, la satisfacción inmediata y exclusiva de nuestras sensaciones: la imaginación brota, los nervios se agitan, el corazón se acelera, la adrenalina sube, se producen identificaciones por doquier, y el cerebro confunde (momentáneamente) lo cotidiano con lo novelesco.
Es nuestro primer estado colectivo de lector.
Delicioso.


7. EL DERECHO A LEER EN CUALQUIER LUGAR.

El viejo Clemenceau (...) daba gracias a un estreñimiento crónico, sin el cual, afirmaba, jamás habría tenido la dicha de leer las Memorias de Saint-Simon.


8. EL DERECHO A HOJEAR.

Es la autorización que nos concedemos para coger cualquier volumen de nuestra biblioteca, abrirlo por cualquier lugar y sumirnos en él un momento porque sólo disponemos precisamente de ese momento.


9. EL DERECHO A LEER EN VOZ ALTA.

Extraña desaparición la de la lectura en voz alta. ¿Qué habría pensado de esto Dostoyevski? ¿Y Flaubert? ¿Ya no tenemos derecho a meternos las palabras en la boca antes de clavárnoslas en la cabeza?

 
10. EL DERECHO A CALLARNOS.


Nuestras razones para leer son tan extrañas como nuestras razones para vivir. Y nadie tiene poderes para pedirnos cuentas sobre esa intimidad.



Daniel Pennac: Como una novela. Barcelona: Anagrama, 1993, pp. 143-169 (extractos).



____________________________________________________________



DE ROBINSON CRUSOE 

A PETER PAN


VICENÇ PAGÈS JORDÀ



1. ES PREFERIBLE NO LEER CUALQUIER COSA

Durante siglos se dio por sentado que durante el período de formación había lecturas adecuadas e inadecuadas.
La suposición de que toda lectura resulta positiva per se es muy reciente y, si nos detenemos a considerarla, propia de analfabetos; como si determinados libros no fueran menos recomendables que determinadas películas.
Las lecturas tendrían que elegirse a partir de criterios claros, criterios que, en el ámbito de la lengua y la literatura, sólo pueden ser los de la calidad lingüística y literaria.



2. ES PREFERIBLE NO ELEGIR LOS LIBROS POR SU MENSAJE.

En los últimos años se ha puesto de moda leer libros sobre los grandes temas que supuestamente preocupan a la sociedad.
Así, el libro de lectura se ha convertido en un apéndice de la vertiente más presentista de las ciencias sociales: la inmigración, el racismo, las desigualdades. Lo denominan realismo crítico.
¿Hace falta repetir que un libro no es bueno ni malo por el tema que trata?


3. ES PREFERIBLE NO OBLIGAR A LEER COPIAS DESLUCIDAS DE ORIGINALES DESLUMBRANTES.

Resulta sorprendente hasta qué punto los clásicos juveniles son desconocidos por los jóvenes. En su mayoría no han leído Pinocho ni La máquina del tiempo ni Los tres mosqueteros, pero acceden regularmente a todo tipo de secuelas grises y empobrecedoras.
Son legión los convencidos de que los tres mosqueteros eran tres perros, de que el acompañante de Phileas Fogg era un experto en artes marciales, de que Tom Sawyer es un dibujo animado o de que una rubia despampanante tiene cierto papel en Las minas del rey Salomón.


4. ES PREFERIBLE NO LEER CUALQUIER TRADUCCIÓN.

Si la lengua evoluciona, las traducciones no pueden quedarse atrás. Proporcionar a un adolescente una traducción obsoleta, con construcciones lingüísticas arcaicas, es asegurarse el fracaso de la lectura.



5. ES PREFERIBLE NO OBLIGAR A HACER TRABAJOS.

Desde su más tierna infancia los niños relacionan los libros con los trabajos que les obligan a hacer sus educadores. No es de extrañar que, cuando tengan un rato libre, dediquen sus energías a ocupaciones más relajantes.


6. ES PREFERIBLE NO ABUSAR DEL CONTEXTO.

Si a partir de la lectura se entiende, pongamos por caso, la estructura del clan en las tribus zulúes, ¿por qué hace falta explicarla? Y si no se entiende, ¿seguro que hace falta conocerla?


7. ES PREFERIBLE NO IMPONER INTERPRETACIONES.

La interpretación es patrimonio del lector.


8. ES PREFERIBLE NO REPETIR LECTURAS.

La peor situación posible es la del niño que ha leído un libro por placer y en el aula se ve obligado a "trabajarlo". En cualquier caso, padres y profesores deberían asegurarse de que, antes de la edad adulta, todos los ciudadanos hayan tenido acceso a cuatro joyas indispensables: Las aventuras de Mowgli, La isla del tesoro, Peter Pan y Huckleberry Finn.


9. ES PREFERIBLE NO DEJAR AL LECTOR SOLO CON EL LIBRO.

Un libro es como una persona: hay que presentarlo y acercarse a él poco a poco, sin brusquedades.


10. ES PREFERIBLE NO FIARSE DE LAS CAMPAÑAS PUBLICITARIAS.

Desde que leer se ha convertido en una obligación vergonzosa, parece más correcto aconsejar la lectura que practicarla.
Reclutar a lectores sin serlo es una labor condenada al fracaso, ya que simular un entusiasmo inexistente es algo reservado a los buenos actores.


Vicenç Pagès Jordà: De Robinson Crusoe a Peter Pan. Un canon de literatura juvenil. Barcelona: Ariel, 2009, pp. 39-50 (extractos).

miércoles, 30 de abril de 2014

Algunas fotos de la Feria

El montaje

Visita por cursos
 
Grandes lectores del CEIP Revello de Toro

Homenaje a García Márquez
 
Libros, libros, libros




El curso que viene, más

martes, 22 de abril de 2014

Feria del Libro



FERIA DEL LIBRO
29 y 30 de ABRIL

10% descuento por cortesía de “EL BÚHO LECTOR”

Lecturas recomendadas y Novedades editoriales




Como homenaje al escritor Gabriel García Márquez,
 se leerá ininterrumpidamente su obra
CIEN AÑOS DE SOLEDAD 

sábado, 11 de enero de 2014

Habrá excomunión


Qué apetitoso se presentaba a los ojos de cualquiera la trilogía del momento, alabada por Vargas Llosa, comprada por millones de potenciales lectores, doblemente llevada al cine, una lectura felizmente absorbente. El estuche completo estaba expuesto encima de una de las estanterías bajas de la biblioteca, y como todos los otros libros, se encontraba a la mano de los usuarios. Ya no se estila eso de ponerlos bajo siete llaves. Además, están catalogados, llenos de sellos, con tejuelo pegado en el canto... como gritando que pertenecen a la biblioteca del instituto, es decir, que son propiedad de todos, de los que están ahora, de los que estarán en años venideros... Pocas veces unos libros tienen tantos dueños. Aun así cogió uno y se lo llevó. Otros entraban con los suyos o con los de la biblioteca tomados en préstamo, hay una circulación permanente, y a nadie se le ocurriría denunciar o levantar sospechas. Lo bueno es que lo leyó, y estaba más que interesante. Así que otro día fue a por el segundo. Seguían en el mismo sitio, cojos, incompletos, sin interés. También se lo leyó en pocos días, y también le gustó, así que al final completó la tarea y se fue con el tercero. El estuche vacío parecía una boca abierta, riéndose de todo.