martes, 24 de junio de 2014

Libros imaginarios para problemas reales

 En el pasado mes de mayo empezó una campaña en la Red de Bibliotecas de Barcelona cuyo objetivo era concienciar a los usuarios sobre la necesidad de cuidar los libros y ser responsables con el servicio que las bibliotecas nos prestan. Ahora que acaba el curso y comprobamos que la lista de libros prestados y no devueltos (o devueltos en pésimo estado) es demasiado larga, sería conveniente echar una ojeada a estos libros ficticios, en catalán, donde se nos recuerdan indirectamente las normas básicas que todo lector debe cumplir con su Biblioteca.



La búsqueda desesperada del libro perdido narra la aventura que implica ponerse a buscar los libros dejados en préstamo por una Biblioteca y nunca devueltos. Si no es por los cambios de domicilio es porque esos libros, juran y perjuran, nunca han estado en las inocentes manos del acusado.



El abominable devoralibros es la escalofriante historia de un monstruo que maltrata sistemáticamente todos los libros que recibe en préstamo. Es terrible ver cómo al final entra a presión el libro recién adquirido por la Biblioteca en una mochila atestada.


El libro secuestrado cuenta el caso de un secuestro serial de libros. Suele afectar a las lecturas obligatorias, justamente las más demandadas por los otros alumnos.

  

La Biblioteca sin ley cuenta una salvaje guerra dentro de una Biblioteca en la que no se respetaban las normas básicas: carreras, voces, libros tomados al azar, mesas pintarrajeadas y restos de comida nos recuerdan la vida en el salvaje Oeste.